Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - Calzone italiano - GA17P23F1_184213.jpg.webp

Calzone italiano

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Nov 11, 2019

    El calzone se ha convertido, después de la pasta y la pizza, en uno de los platos más conocidos de la gastronomía italiana en todo el mundo. Es originario de la ciudad de Puglia, en la región de Nápoles, y se cocina sobre una masa sellada que en su interior alberga queso, carne picada, verduras y salsa boloñesa. Antes de meternos de lleno en cómo se elabora el calzone, es importante  conocer cuáles son los comienzos de esta empanada tan peculiar. 

   Desde hace un par de siglos, multitud de vendedores ambulantes se ganaban la vida con este plato que cocinaban directamente en grandes sartenes. Tan solo necesitaban una pizca de aceite para que la masa y la mezcla del calzone cogiesen forma. Esto provocaba que un delicioso sabor a queso fundido y carne frita inundase todos los rincones de las calles napolitanas de por aquel entonces.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS:

  • 250g de harina de trigo convencional.
  • Alrededor 150ml de agua
  • 8 gramos de levadura de panadero fresca. O 3 gramos de levadura de panadero seca
  • Una cucharadita rasa de sal
  • Dos cucharadas de aceite de oliva

INGREDIENTES PARA EL INTERIOR (SE PUEDEN MODIFICAR AL GUSTO)

  • 100g de queso mozarella 
  • Dos o tres cucharadas de salsa de tomate
  • carne picada de pollo, de cerdo o de ternera.

RECETA DEL CALZONE:

1.- En bol introducimos todos los ingredientes de la masa. El agua, es mejor echarla al final y hacerlo de poco de en poco ya que, no todas las marcas de harina absorben exactamente la misma cantidad de líquido. Debe quedar una masa que se pegue un poquito a las manos. Si queda demasiado seca la masa estará muy dura después del horneado. Si queda muy húmeda, será ingobernable. Mezclamos todos los ingredientes con una cuchara

2.- Sacamos la masa del bol y la amasamos durante unos 10 minutos.

3.- Volvemos a meter la masa en el bol y la tapamos con un paño húmedo. Dejamos que fermente y doble el tamaño. Alrededor de dos horas

4.- Pasado el tiempo, extendemos la masa sobre un trozo de papel vegetal o de horno. Es mejor hacerlo con las manos porque el rodillo elimina las burbujas del interior de la masa. Pero si no te quieres complicar, hazlo con el rodillo. También puedes hacer la forma redonda (sería lo ideal) o cuadrada.

5.- Ponemos los ingredientes encima. En mi caso, primero una base de salsa de tomate. Encima la carne picada y encima el queso.

6.- Hasta aquí, todo ha sido igual que la pizza convencional. Ahora viene la diferencia con el calzone. Cogemos un extremo de la masa y lo llevamos al otro extremo de la pizza. Con los ingredientes incluidos. Con los dedos sellamos bien la masa, quedándose la forma definitiva de calzone.

7.- Finalmente horneamos. Tienes dos opciones (siempre lo cuento). Mi preferida que es, precalentar el horno a 250ºC. O más si tu horno acepta mayor temperatura. La bandeja del horno, la reservamos dentro, en la parte más baja. Cuando haya alcanzado la temperatura, metemos el calzone con papel de horno incluido, ayudándonos de una tabla de cocina, la rejilla o una pala de horno, si es que la tenemos. Así, emulamos un horno de leña en casa. Dejarlo ahí hasta que el calzone esté bien cocinado. Alrededor de 10 minutos

Y si no, queda la forma convencional. Dar la forma al calzone sobre la placa, fuera del horno y meter placa y calzone a la rendija del medio del horno, precalentado a 200ºC. Con esta opción estará listo en unos 15 minutos. ¡Tú elijes!

Y sea cual sea la forma de horneado que prefieras, el resultado será espectacular. Un híbrido entre la pizza y la empanada. El Calzone. ¡Te animo a que lo prepares al menos una vez, y decidas si prefieres esta receta o la pizza convencional!

 

0 comentarios

Agrega un comentario