Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - Salsa roquefort sin nata - Penne-rigate-con-salsa-tres-quesos.jpg

Salsa roquefort sin nata

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Jun 02, 2021

   El roquefort es un queso que está plenamente integrado en multitud de recetas de cocina, ya que puede degustarse solo con unas tostaditas, o en salsas, como relleno de algunas masas, derretido, gratinado… Es toda una delicia para los que somos amantes de los quesos fuertes.

   La salsa roquefort sin nata es perfecta para acompañar un buen plato de pasta o unos medallones de solomillo de cerdo. Es muy fácil y rápida de preparar y queda cremosa, con un potente sabor a roquefort. Además puedes preparar bastante y mantenerla en la nevera durante 2-3 días o incluso congelarla para tenerla siempre a mano.

   Existen otras salsas que igualmente no llevan nata, como esta otra salsa roquefort casera para ensalada, con base de yogur, que queda ideal para platos fresquitos y veraniegos. Otra de esas salsas ligeras que puede sorprenderte es esta salsa de mostaza y miel, muy fácil de preparar y apta para carnes, pescados, ensaladas… Un auténtico comodín!

Ingredientes para la salsa roquefort sin nata:

  • 300 ml de leche desnatada.
  • 100 gr de queso roquefort.
  • 1 cebolla.
  • 1 cucharadita de harina fina de maíz o maicena.
  • Aceite, sal y pimienta negra molida.

Preparación, cómo hacer la receta de salsa roquefort sin nata:

  1. Pela la cebolla y pícala muy finita. En una sartén o cazo con un poco de aceite y fuego medio, añade la cebolla y un poco de sal, y deja que se poche durante 10 minutos, para que quede transparente sin llegar a dorarse.
  2. Desmiga el roquefort y añádelo a la cebolla cuando esté lista, remueve para que se derrita.
  3. En un vaso, mezcla parte de la leche con la harina de maíz, y con ayuda de una cucharilla disuélvela bien.
  4. Cuando el roquefort se haya derretido, incorpora la leche con la harina de maíz, remueve un poco y ve añadiendo el resto de la leche, sin dejar de remover. Añade un pimienta negra molida al gusto y sal.
  5. Deja el fuego lento y, removiendo, deja que se haga durante 5-10 minutos, hasta que veas que se espesa ligeramente. Si se ha espesado demasiado añade un poco de leche y aparta del fuego, y si por el contrario está demasiado líquida para tu gusto, vuelve a diluir un poco de harina en leche y añádela.
  6. Apártala del fuego cuando comience a espesarse y déjala reposar.

Sirve y degusta:

   Sírvela en una salsera bien caliente y aprovecha para acompañar carnes (ideal con solomillos de cerdo) y pescados, o bien disponla encima de tu plato y sírvela directamente en él. También puedes mezclarla con pasta, por ejemplo para preparar unos deliciosos macarrones al roquefort, que está alucinantes.

0 comentarios

Agrega un comentario